En el corto plazo, Medicina tiene que ser la décima facultad

26/02/2009

El rector de la UNL, Albor Cantard, se refirió al futuro de la Escuela de Ciencias Médicas. Además dijo que la Universidad realizará aportes a la provincia para la transformación del nivel secundario

El 2009 se perfila como el año bisagra en la educación media. Y las universidades tienen un importante aporte para hacer a la discusión de qué clase de secundario necesita Santa Fe. Diario UNO dialogó con el rector de la Universidad Nacional del Litoral, Albor Cantard, quien analizó las principales dificultades que muestran los ingresantes. Además se refirió a la actualidad presupuestaria de la casa de altos estudios y la actualidad universitaria en el marco de su 90º aniversario.

Cantard señaló que la UNL tiene la voluntad de trabajar junto al Ministerio de Educación para realizar aportes al diseño del nuevo secundario. La casa de altos estudios tiene, además, un relevamiento de las principales dificultades de los ingresantes.

El rector también comentó que este año finaliza en la casa de altos estudios el plan de desarrollo planteado en el 2000 y se comienza a preparar una nueva etapa. En la misma se incluye la futura conversión de la Escuela de Ciencias Médicas en la décima facultad.

Este año es importante porque la universidad va a comenzar a rediscutir su visión de a dónde apunta la universidad argentina y la UNL en los próximos años.”

“Este año la Universidad va a estar festejando el 90º aniversario así que a lo largo del año vamos a estar concretando actividades. En ese marco también hay una serie de eventos en diferentes unidades académicas, particularmente en las dos facultades que nacieron con la universidad: Ingeniería Química y Ciencias Jurídicas y Sociales. También tenemos la particularidad de que éste es el año del centenario de la Escuela Industrial Superior”, dijo.

La lucha por el presupuesto

— ¿Qué desafíos tendrá la UNL?

— Este año, particularmente, es importante porque la universidad va a comenzar a rediscutir su visión de a dónde apunta la universidad argentina y la UNL en los próximos años. En 2009 terminaremos el plan de desarrollo institucional que se aprobó en el 2000 y tuvo distintas etapas. Por lo tanto este es el año oportuno para que la universidad se plantee el debate de a dónde apuntamos en la segunda década del siglo XXI. Vamos a procurar que esto sea lo más amplia y democráticamente debatido también con los diferentes sectores sociales, públicos y privados.
Además Cantard indicó que a mediados de año habrá una evaluación de la Coneau y que a partir de octubre todas las unidades académicas y el rectorado elegirán a sus nuevas autoridades. En ese sentido, reconoció que su voluntad es ser reelegido en el cargo.

— ¿Cómo está el panorama presupuestario de la universidad hoy?

— Es un tema que preocupa y mucho. El año pasado no tuvimos un final feliz. Personalmente y a través del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) hemos criticado la distribución que se hizo a fin de año de un refuerzo presupuestario que sólo alcanzó para dos universidades y las 37 restantes quedamos prácticamente afuera. En nuestro caso eso significó que termináramos con en déficit financiero cercano a los cuatro millones de pesos. Eso implica que empezamos el año con un retraso que no estaba previsto.

Tenemos planeado, junto a ATE, iniciar el proyecto de residencias estudiantiles y hotel. Estamos fuertemente comprometidos en comenzar las tareas este año.”

—¿Hubo novedades sobre futuras partidas presupuestarias?

— No. Pero como rector elevé una nota a la Secretaría de políticas Universitarias los últimos días de diciembre y en esta semana ya nos hemos estado comunicando para ver si recibimos alguna respuesta.

— ¿Cuánto dinero necesita la UNL para funcionar?

— Nosotros estamos solicitando el desfasaje que se produjo por esta arbitraria distribución presupuestaria. Si la UNL hubiese recibido el proporcional de los 126 millones de pesos que se entregaron como refuerzo el año pasado, hubiésemos estado recibiendo 4,5 millones de pesos y recibimos sólo 700.000 pesos. Eso nos hubiese permitido terminar con un margen y no sucedió. Hubo 4 millones de pesos de diferencia entre lo estimado y lo que realmente se recibió.

Tentar con las ingenierías

El rector también se refirió a la situación de algunas unidades académicas y a planes de desarollo.

— Este año bajó la cantidad de inscriptos en la UNL ¿cómo se analiza?

— Aún no tenemos los números finos porque en algunas carreras se prorrogó la inscripción durante febrero. En lo que habíamos visto en diciembre hubo una merma respecto a lo que fue el ingreso 2008. Pero en 10 días vamos a estar en condiciones de dar cifras concretas.

— Pero hay carreras, como Ingeniería en Recursos Hídricos, que vienen con este problema desde hace años.

— Hay que evaluar que existen políticas anunciadas desde el Gobierno nacional para incentivar el estudio de las carreras de ingeniería. Estamos hablando de una carrera sumamente importante para nuestra región, por lo que trabajamos en un programa de becas importantes para captar alumnos. Está la voluntad de seguir en ese sentido porque son carreras que hacen al desarrollo del país en el futuro inmediato. A veces por desconocimiento, y otras porque son carreras demasiado exigentes, los jóvenes terminan no prestándole atención y eligiendo carreras más tradicionales. Pero vemos que quienes egresan tienen salida laboral casi inmediata. Incluso tenemos casos de alumnos que lo único que les falta para obtener el título es presentar la tesis y no lo hacen porque ya fueron captados en puestos de trabajo.

— En Medicina pasa lo contrario. El año pasado egresó la primera promoción de estudiantes de la UNL, ¿qué expectativas de crecimiento hay?

En general la mayor dificultad es con las matemáticas y, en algunos casos, con la física. También se ven problemas en comprensión de texto pero no en la misma medida.”

— Una de las cuestiones que la universidad tiene que analizar es cuál es el futuro hoy de la Escuela de Ciencias Médicas. Cuando estemos discutiendo nuestro próximo plan de desarrollo institucional, sin dudas esa unidad académica va a ocupar un rol importantítismo. Creo que hay que plantear a corto plazo el salto cualitativo institucional para constituirla como la décima facultad de la Universidad Nacional del Litoral. No es una cuestión nominativa sino que implica cuestiones académicas e institucionales. A partir de ese momento, docentes, estudiantes y graduados van a tener toda la capacidad de ciudadano universitario y de ser parte de las políticas de la casa de altos estudios. Eso tiene que estar planteado para la segunda década del siglo XXI.

— ¿Habrá modificaciones en el sistema de cupo para el ingreso?

— No es un cupo. Tiene un sistema de ingreso igual al de todas las carreras de la universidad. En estos días gran parte de los ingresantes están haciendo los cursos para todas las carreras. Lo que ocurre en Ciencias Médicas es que la rigurosidad del examen es mayor que en el resto de las unidades académicas. Eso hace que no todos los que aspiran a cursar obtengan un resultado positivo en la primera instancia. En los últimos dos años hemos repetido los cursos remediales para quienes no aprueban en la primera instancia pero los pueden repetir a lo largo del año.

Entrar, seguir y terminar

El rector también se refirió al problema del ingreso, permanencia y egreso en la universidad. “El problema de la deserción estudiantil y el de la demora en la finalización de las carreras universitarias lo estamos frontando de diversas maneras. Una es el otorgamiento de becas para atacar los costos que implica estudiar, que año a año crecen. A mediados del año pasado reabrimos el comedor universitario”, dijo y siguió: “También tenemos proyectado, junto a ATE, iniciar el proyecto de residencias estudiantiles y hotel. Estamos fuertemente comprometidos en comenzar las tareas este año, para ver en 2010 u 2011 los primeros frutos de la obra”.

Además indicó: “El otro aspecto que hay que tomar es el de generar una más fuerte articulación entre la universidad y la escuela media. Creo que no podemos hablar de calidad universitaria si no hay articulación de la universidad con el nivel medio. No podemos pretender mejorar a niveles óptimos la calidad de la enseñanza superior si no sabemos lo que está pasando en el nivel medio. En eso, la UNL puede hacer un aporte importante para el mejoramiento de la educación en el secundario”.

Y añadió: “Nosotros hemos investigado cuáles son las mayores dificultades que encuentran en nuestros cursos de ingreso los jóvenes que egresan del sencundario. Lo tenemos clasificado por colegio secundario y por sector social. Se ve un desfasaje muy importante entre escuelas con diferentes realidades sociales”.

— ¿Cuáles son las falencias más importantes que encontraron?

— En general, la mayor dificultad es con las matemáticas y, en algunos casos, con la física. En las carreras vinculadas a las ciencias sociales también se ven problemas en comprensión de texto pero no en la misma medida que con matemática.

(Fuente: www.unosantafe.com.ar)

Premios y Reconocimientos:

  • Premio Brigadier: Mejor Instituto Preparatorio Universitario.
  • Premio a la Excelencia: Mejor Preparatoria Ingreso a Medicina.
  • Premio Planeta Azul: Mejor Instituto de Enseñanza Carrera de Medicina.